lunes, 21 de abril de 2014

Yamandú.

Todos saben que ahora estamos en otoño en el hemisferio sur, ya el frío se hace sentir.
Extraño el no poder sentarme en la vereda a tomar mate y que los niños del barrio no vengan a darme un beso y charlar conmigo. Ahora están yendo a la escuela y tienen que hacer sus tareas, están ocupados.
El único que viene siempre es Yamandú, no es un niño, lo conozco desde que era un niño. Ahora tiene 31 o 32 años es un pobre joven que no tomo buenas decisiones en la vida, se crío sin mamá, vivía con su padre y abuela en un ranchito al fondo de la casa de su tía. Su padre murió joven, la abuela lo cuidaba, después murió la abuela y su tía trato de ayudarlo pero ya se había torcido y le robaba algunas cosas para comprar marihuana o pasta base. Ésta termino echándolo y se fue a vivir a una casa vieja donde viven muchas personas sin recursos o tienen  muy pocos. Yo le tengo mucha lástima, siempre lo ayudo como puedo.
Como el contenedor donde se tira la basura esta lejos se la doy a él para que la tire, y  también lo hago que me barra la vereda a cambio le doy unos pesitos y algo para comer, nunca le doy dinero si antes no hace alguna tarea, quiero que se de cuenta que las cosas hay que ganárselas. Hay otras vecinas que también lo ayudan; otras le tienen miedo, tienen miedo que las robe, pero el  ya no hace eso, se esta portando bien.
Yo le hablo  mucho, siempre lo aconsejo y le digo que ande por el camino correcto, le digo, " Yamandú comportate como debe ser, que no te de por robar o hacer ninguna locura, mirá que tus otros amigos tienen familia y si van presos, alguien los va a ir a ver y les va a llevar cosas, vos no tenes a nadie, nadie te va a ir a ver, que vas a hacer entonces?". Hasta ahora mi perorata  va dando resultado, no ha tenido problemas con la ley, seguramente si los tuviera yo igual lo iría a ver, no lo voy a dejar solo, pero no se lo voy a decir.
El me demuestra su cariño trayéndome alguna flor marchita, o hay veces  ayuda a cargar un camión a un señor que vende plantitas en la feria y le pide una plantita para mi, a fin de año nunca falta su postal en mi arbolito de navidad, son estos pequeños gestos que me demuestra que así como tu trates a las personas, así te van a tratar, cuando no viene por casa en dos o tres días me preocupo,  pregunto por él a sus amigos y me cuentan si esta cuidando alguna casa, si esta haciendo alguna changa o en que anda, entonces me quedo tranquila.

 
Hoy ya vino por casa, el viernes dos de mayo cumple años, me olvidé de preguntarle cuantos cumple, ya le dije que le voy a hacer una  torta o pastel como le dicen alguno de mis amigos, se puso feliz.
Es un buen muchacho , yo le tengo cariño y le hablo mucho para que no vuelva a tomar el camino equivocado. ¡ OJALÄ LO LOGRE !