jueves, 24 de abril de 2014

Me gusta andar por la vida con el alma desnuda.

Si algo detesto en las personas es la hipocresía, prefiero que me odien por ser como soy y no que me amen por ser quien no soy.
Por eso ando con mi alma desnuda, para que sepan quien soy y como pienso. Después queda a criterio de cada persona elegirme como amiga o no. Respeto las decisiones de todos y espero lo mismo de los demás.
No discrimino bajo ningún concepto, a nadie, ni por sus creencias, color de piel, rasgos o condiciones físicas,  ricos o pobres para mi somos todos iguales. Pero sí detesto a las personas que maltratan a niños, ancianos, personas en general, animales, o cualquier cosa que no se pueda defender por si mismos y si tengo que involucrarme en cualquier caso que sea injusto, lo hago sin importarme las consecuencias.
No creo en dios, en ninguno, soy una libre pensadora, y no puedo creer en un supuesto ser que se supone es omnipotente y deja que sucedan tantas injusticias en la tierra, que deja que miles de niños mueran de hambre en África y otros lugares del mundo, que si supuestamente él hizo el mundo lo hizo muy mal, con tierras fértiles para algunos y muy áridas para otros, que quiere ser alabado todo el tiempo y si no crees en él, o si  no te arrepientes antes de morirte de no haber creído en él vas al infierno, aunque hayas sido una buena persona.
Por eso, para mi, la biblia es un libro de fábulas y dios no existe. De cualquier manera, como ya les dije al principio, respeto mucho a las personas que necesitan creer en un ser superior para hacer su vida completa.
Creo en mi con todas mis fuerzas, creo en el poder de uno mismo para lograr cualquier cosa que se proponga,  y sé por experiencia propia, que sin sacrificio y perseverancia no se consigue nada.
Yo sé que esto de desnudar el alma me va a poner muchos "amigos" en contra, pero no importa, esta soy yo, es lo que pienso y nunca voy a renunciar a ser yo misma para que me acepten los demás.
Y sinceramente no me interesa que algunos se borren solo porque tenemos una ideología diferente,
allá ellos, les deseo mucha suerte y felicidades y no lo digo despectivamente, lo digo de corazón.

Virginia Pollero.