lunes, 3 de agosto de 2015

La maldita droga...



Creo que es un mal mundial, no lo se realmente, pero aquí en Uruguay la juventud esta difícil de controlar. La maldita droga afecta a muchos de ellos, por suerte no a la mayoría. Los ves en las esquinas, sentados en la acera desesperados esperando que llegue el distribuidor de esa execrable sustancia en todas sus formas. Siento lástima de esas madres que ven como sus hijos se deterioran lentamente y no pueden hacerlos entrar en razón, la adicción ya no los deja recapacitar. Por otro lado le echo la culpa a sus padres por no haberse tomado el tiempo de educarlos correctamente, hay que hablarles mucho, claro y sin tapujos desde chicos, en todo momento, en cada ocasión aunque parezca que no te escuchen. Una mente que no esta totalmente formada siempre asimila algo de lo que les explicas, enseñarles lo que está bien y lo que esta mal y decirles que cuando sean adolescentes van a tener que tomar decisiones difíciles, pero que el decir NO cuando les sea necesario no es un signo de debilidad sino de personalidad. Que aunque sea la mayoría los que lo inviten a hacer algo de lo cual el no esté de acuerdo y creé que no es correcto, el que sean muchos no hace que sean estos lo que están en lo cierto. Lo digo siempre, y lo voy a seguir diciendo, la educación es el remedio de la mayor parte de los males, hay que educar, educar y educar, sobre las drogas, los cigarrillos, el sexo sin prevención, el abuso de medicamentos, etc, los padres, los abuelos , los tíos, todos tenemos que ir grabando en sus mentes estos conceptos. Solo así podemos hacer de nuestros hijos, nietos, sobrinos y todos los niños a los que les puedamos hablar personas de bien, se los aseguro.