martes, 23 de junio de 2015

Tomen precauciones, la vejez llega...




Cuando era  joven  pensaba que la vida era infinita, que nunca iba a llegar a vieja, trabajaba pero no ahorraba nada, nunca le di mucha importancia al dinero, junto a mi esposo, así como la ganábamos la gastábamos. Como habíamos tenido tantas carencias cuando niños, ahora que podíamos tener cosas que siempre anhelamos, sin pensar nos las comprábamos.
Cuando quise acordar los años habían pasado, y quise ahorrar en poco tiempo lo que no había hecho en unos cuantos años, me costo caro.
Pero sí, seguro que sé que el dinero es muy importante, pero no más del necesario para una vida tranquila y sin sobresaltos.
Por experiencia propia les digo que lo mas importante y esencial es el bienestar de la familia.
Sería bueno cuando se es joven estudiar, un oficio o una carrera, eso para poder trabajar por su cuenta y no depender de nadie, pero si ya eres mayor y no estudiaste porque no te gustaba o no tuviste oportunidad, no pasa nada, pero mas vale que te guste trabajar si quieres tener una vejez sin vicisitudes.
Trabajar para otra persona siempre es difícil, y mas aun si lo que haces no es de tu agrado, pero lo haces porque la paga es buena, siempre refiriéndome a trabajos dignos. Yo trabaje en lugares que realmente no me gustaban solo por la buena remuneración, uno de ellos era una fábrica de filtros  de aire y aceite para autos, aviones, tractores, etc, te exigían cierta producción diaria y al ser yo una persona demasiado responsable me esforzaba al máximo para cumplir con las expectativas, por supuesto en ese lugar me tenían muy bien conceptuada. Pero esa presión fue haciendo mella en mi salud, empece con ataques de pánico, periodos de depresión y hasta tuve que estar bajo tratamiento psiquiátrico.
Recuerdo la primera vez que fui al psiquiatra, le dije. "¡me parece que estoy loca!" y el me dijo, "loca no estás, porque los locos nunca asumen que lo están", al final deje de trabajar ahí. Por eso les recomiendo trabajar en un lugar donde puedan hacer su labor tranquilos.
Yo lo hice porque había emigrado a Canadá y quería ahorrar todo lo que pudiera para volver a mi país, quería alcanzar mi meta lo antes posible, quería volver a estar cerca de mis padres que ya estaban en edad avanzada y no quería estar lejos cuando mas me necesitaran.
Llegue a tiempo para disfrutar sus últimos años con ellos, por eso no me arrepiento de lo que me costo el haber trabajado en esos lugares  inhóspitos.

Espero ustedes aprendan de mis errores, la vida es finita y pasa rápido, es muy importante, si es posible, tener presente que la vejez llega y hay que ir asumiendo precauciones desde la juventud.