miércoles, 18 de marzo de 2015

Paciencia y perseverancia, la clave del triunfo.




El Coronel Sanders fue a más de 1,000 lugares intentando vender su receta de pollo antes de encontrar a un comprador interesado.  El hecho de que hoy podemos comprar “Kentucky Fried Chicken” da testimonio de su perseverancia.
Thomas Edison lo intentó casi 10,000 veces antes de tener éxito en crear la bombilla eléctrica.  Si se hubiese rendido, estaríamos leyendo este pensamiento en la oscuridad.
Al plan de negocios original para lo que llegaría a ser “Federal Express” se le dio una calificación de fracaso en la prueba universitaria de Fred Smith. Y en los primeros años, sus empleados cambiarían sus cheques en tiendas de abarrotes en vez de bancos.  Esto significó que tomaría más tiempo para que el cheque se hiciese efectivo, dándole más tiempo a “FedEx” para cubrir su planilla.
Silvestre Stallone había sido rechazado mil veces por agentes y se había quedado con sus últimos $600 antes de toparse con una compañía que produjese “Rocky”.  ¡El resto es historia!
Para realmente triunfar se requiere un compromiso total con nuestra meta.  Demasiada gente comete el error de abandonar justo antes de alcanzar el éxito.  Sigamos adelante sin importar lo que pase.  Si realmente creemos en lo que estamos haciendo, démosle todo lo que tenemos y no nos rindamos.
Vamos a triunfar; no existe tal cosa como el fracaso.  Cada acción produce un resultado.  Tal vez no sea el resultado que estamos buscando pero, de todas maneras, es un resultado.  Si monitoreamos los resultados de nuestras acciones y seguimos corrigiendo lo que no funciona, eventualmente vamos a producir el resultado que estamos buscando.
Perseveremos; como se le atribuye al Presidente Calvin Coolidge: “Nada en este mundo puede reemplazar a la perseverancia.  El talento no puede; nada es más común que hombres no exitosos con gran talento.  La inteligencia no puede; la inteligencia no recompensada es casi un proverbio.  La educación no puede; el mundo está lleno de gente educada dada al abandono.  Solo la perseverancia y la determinación pueden lograrlo”.
¡No nos rindamos antes de que el resultado se nos de!
Autor Desconocido