miércoles, 14 de enero de 2015

El credo del optimista.





Prométete a ti mismo…
Ser tan fuerte que nada disturbe tu paz interior.
Hablar de salud, felicidad y prosperidad a cada persona que encuentres.
Hacer sentir a cada uno de tus amigos que hay algo especial en ellos.
Mirar el lado luminoso de todo y expresar siempre optimismo.
Pensar sólo lo mejor, para trabajar por lo mejor, y esperar lo mejor.
Ser entusiasta por el éxito de los otros tanto como por el tuyo.
Olvidar los errores del pasado y estar determinado por alcanzar los grandes logros del futuro.
Portar siempre una expresión amable y ofrecer una sonrisa a cada ser que encuentres.
Darle tanto tiempo a tu desarrollo personal, que no tengas tiempo de criticar a otros.
Ser suficientemente grande para las preocupaciones, noble para la rabia, fuerte para el miedo e inmensamente feliz para permitir la presencia de las dificultades.
Pensar lo mejor de ti y proclamarlo a los demás, no con palabras ruidosas sino con grandes hazañas.
Vivir en la fé de que el resto del mundo está de tu lado tanto como tu…
Ser fiel a lo mejor que hay en ti.

Por Christian D. Larson