sábado, 4 de octubre de 2014

TU TRISTEZA....




A veces, no se muy bien como proceder. He llegado a este mundo extraño sin un mapa, sin una brújula y sin una guía. No se con claridad que decir o que hacer. Por lo visto algunos roles me han estado faltando. Pero tu tristeza, la puedo sentir, presentir, Intuir e imaginar, como si fuera mía. No se si es que te observo tanto, no se si es empatía, no tengo una explicación. Pero se que cuando tu estás triste, a mi me duele el corazón.


Y es justo en ese mismo instante, donde quisiera actuar, corregir, retocar, modificar. Donde dentro de mi siento que se impone realizar una acción. Intervenir, proponer un cambio. Y me quedo así, en silencio, simplemente mirando. Porque se me avecina la impotencia propia del que no sabe que hacer.


Puedo ver tus ojos como quien mira una pantalla de cine, pero al revés. Ver la parte de atrás de la imagen que pasó. Ver el reverso de esa nube que te nubló la mirada. Y no distinguir la figura que viste con tu ojo interior. Y que sin embargo, puso tus ojos al borde de las lágrimas.


En la impotencia de la ignorante mujer enamorada. solo atino a tomar tus manos, y mirándote a los ojos, decirte por millonésima vez que te amo. Quizás, para que puedas saber o sentir que estoy aquí. Aquí a tu lado, como si la misma vibración impactara en todo el universo al instante. Mi corazón acusa el impacto. No se si será por lo débil que soy. o porque te amo tanto.