lunes, 13 de octubre de 2014

Solo tengo un par de ojos....







Solo tengo un par de ojos y los uso para mirar a los humanos, a todos, del mismo modo, porque quieramos o no, somos un mundo de iguales, sin importar el estatus social, raza, religión, ideales políticos, preferencias sexuales o lo que sea que nos haya deparado el destino o hayamos elegido.
Tanto la Reina Isabel (por nombrar a alguien con una de las fortunas mas grandes de la tierra), como un pobre de cualquier lugar del mundo, como usted, como yo, tenemos las mismas necesidades, tenemos la misma cantidad de órganos en el cuerpo, necesitamos comer para vivir, ir al baño, dormir, agua, etcétera.
 A cualquiera se nos puede despertar una enfermedad terminal que sin importar la cantidad de dinero que tengamos, si no tiene cura, nos llevará a la muerte.
Me gustaría saber, ¿porque hay que reverenciar a los reyes y reinas cuando se esta frente a ellos?,¿porque hay que besarle el anillo al papa?. Si hicieran cosas tan importantes como vivir dignamente y donaran todo el dinero que les sobra  para palear la hambruna del mundo, si se dieran cuenta que están en esos sitiales gracias al dinero del trabajo de los habitantes de los  países que los toleran, de las dádivas de los feligreses a las religiones que promueven, ni aun así, no los reverenciara porque lo único que están haciendo es devolver lo que con tanto sacrificio las leyes injustas les regalan.
Todas esas personas que sin agachar el lomo están en sitios de privilegio no se merecen mi respeto, mi rebeldía no me permite mover ni un dedo por ellos, no los veo mas altos que Yo.
Ahora sí, como dijo García Márquez en una carta que le escribió a sus amigo, "solo se puede mirar para abajo cuando es para ayudar a alguien a levantase", sino, estamos todos a la misma altura.
Así es, nadie vale mas que nadie, nadie es mas que nadie, nadie es menos que nadie, lo único que nos diferencia, es nuestras opiniones sobre distintos temas, la manera de vestir, la forma de pensar, el tener algún titulo universitario, en no haber tenido la oortunidad de poder hacerlo y muchas mas cosas. Pero ninguna de estas cosas nos hace más o menos que nadie.