jueves, 9 de octubre de 2014

Carta a mi hija...

Carta a mi hija

Mi morocha del alma!!!

Cada día entiendo menos sus tareas complicadas de trabajo, tengo que ponerme en puntas de pie para poder besarla,  pareciese que cada día encojo un poquito mas.

Hace muchos años, cuando aún era una partícula de vida latiendo dentro de mí, cuando trataba de adivinar sus rostro, y su cuerpo empezaba a tomar forma en mis sueños, me preguntaba si sería capaz de responder a la oportunidad que se me ofrecía de que esa pequeña vida floreciera en mis manos. 

Ahora quiero dejarle un mensaje. Consciente está de que nada material puedo heredarle mas que un humilde techo, el hogar que con mucho sacrificio su padre y yo construimos. La verdadera riqueza quedará en su mente, en su corazón y en la perfecta maquinaria de sus cuerpo sano. Que agradezca diariamente a la vida porque puede ver, oír, amar y sentir. Y también, porque puede llorar y fracasar para empezar de nuevo. Que agradezca sobre todo que puede pensar y actuar, lo que le dará horizontes amplios, brillantes y fecundos. 

Que fije sus metas...  y las alcance y no olvide que tiene el deber de ser feliz, porque solamente así, podrá dar felicidad a quienes la rodean. La vida es el tesoro más preciado que posee, por lo tanto, tiene que aprender a disfrutar momento a momento. 

Y algo muy importante es que recuerde siempre que no es más feliz el que más tiene, 
sino el que menos envidia y menos necesidad de cosas materiales que no aportan nada a la vida. 

Saber ser siempre ella misma, tanto en el elegante banquete como en la comida sencilla que el amigo ofrece. Aprender a beber el vino o el agua con la misma alegría, saber compartir con el rico o el humilde la misma sonrisa. 

Regalarse tiempo para ella, nunca perder su capacidad para admirar el brillo de las estrellas en una noche clara, para escuchar el murmullo del riachuelo, para sentir el viento fresco de la mañana sobre su rostro. 

Y cuando tenga momentos de duda y tristeza, busque entre sus recuerdos, que 
ahí nos encontraremos. 


Esta carta la encontré hurgando en la web y la modifiqué para que el texto  se
ajuste al perfil de mi hija.  desconozco quien es el autor del original.