miércoles, 27 de agosto de 2014

Las cosas que me exasperan...






Llamar por teléfono para coordinar hora para ver al médico y tener que esperar, muchas veces hasta una hora para que me atienda. ¡Es que mi tiempo no vale nada!.
Ir a hacer algún tramite y que me paseen de una oficina a otra y que no haya gente idónea para atender al público.
Que mientras espero en un mostrador para que alguien me atienda  l@s  empleados del lugar conversen entre ellos como si nadie estuviera esperando.
Que las personas no se dignen a decir gracias, buenos días, perdón , permiso, etc.
Que los jóvenes no sedan el asiento a las personas mayores o señoras embarazadas en el ómnibus.
Tolero que mis vecinos pongan la música alta cuatro, cinco, seis veces por año, en cumpleaños o alguna ocasión especial, pero todos los días ese accionar me parece maldad, mas aún sabiendo que los vecinos son personas mayores, Yo nunca permití que mi hija o nieta lo hicieran.
Que suene el teléfono, pregunten quien habla?, y si es equivocado no sean capaces de decir perdone me equivoqué y corten sin mas.
Si cambiáramos todos esos desaciertos, por simples reglas de respeto y cortesía que no cuesta nada aplicar, cuanto mas sencilla se haría la vida de nuestros semejantes.
Hay otras cosas que me sacan de quicio, pero no se pueden arreglar con simples reglas, como en los casos anteriores.
El maltrato a los animales, a los niños, los ancianos, las guerras, que los gobiernos gasten tanto dinero tratando de investigar si hay o no vida en otros planetas en vez de salvar tantas vidas como puedan en el nuestro, donde mucha gente muere de hambre y por falta de sanidad y medicamentos, y muchas mas cosas, imposibles de enumerarlas a todas.
Son todas estas injusticias y más, las que opacan la vida de la humanidad.