lunes, 19 de mayo de 2014

LIBRE DE PREOCUPACIONES...

Deja a un lado las preocupaciones y te sorprenderás de la belleza del cielo, del color de las flores, del frescor de la brisa y de la generosidad del sol. Te sentirás parte de la creación, y la vida empezará a tener sentido.


La mayor riqueza es saber apreciar lo que tenemos y lo que somos. Pensar en lo que los demás están haciendo puede darte dolor de cabeza. En lugar de ello, piensa en lo que tienes que hacer.  Házlo, y verás cómo te sientes.

Nadie en realidad te produce intranquilidad. Tú eres tu propio amigo o tu propio enemigo.   Son tus limitaciones, debilidades, expectativas y hábitos negativos los que te roban la paz y te hacen sufrir.

Si alguien está haciendo algo erróneo, en lugar de perder tu paz y dejar que la mente se queje, pregúntate: "¿Qué puedo hacer yo para beneficiar a esa persona?"

Una de las principales razones por la que hay tanto miedo en nuestra sociedad es que pasamos la mayor parte del tiempo escuchando noticias negativas sobre violencia y conflictos.   Proponte cambiar de tema y hablar de lo que la vida te ofrece.

Es necesario crear esperanzas y entusiasmo en el futuro y una visión más positiva de la realidad del presente.  De esta forma promovemos la paz.

La humanidad es como un árbol, cada ser humano está conectado con la Semilla y pertenece al mismo árbol.  La belleza del árbol es que tiene diferentes ramas y en cada una innumerables hojas.

Cada individuo también es diferente y tiene su propio papel.   Piensa en lo que tenemos en común y apreciarás a cada ser humano.  Esta es una clave para permanecer en paz.


(Desconozco el autor)