domingo, 2 de febrero de 2014

YO HACE AÑOS QUE ME PREGUNTO COMO LA GENTE PUEDE SER TAN HIPÓCRITA Y PREMIAR A UN SABIDO PEDÓFILO

Carta abierta publicada en el 'New York Times' La hija adoptiva de Woody Allen cuenta cómo su padre la violó Dylan denuncia que Hollywood haya 'mirado hacia otro lado' "¿Cuál es tu película favorita de Woody Allen? Antes de que contestes, deberías saber que cuando yo tenía siete años, Woody Allen me cogió de la mano y me llevó a un ático oscuro y cerrado en el segundo piso de nuestra casa. Me dijo que me tumbara boca abajo y que jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Entonces abusó sexualmente de mí". Así empieza la carta abierta de Dylan, la hija adoptiva de Woody Allen y Mia Farrow que ahora tiene 28 años y se ha cambiado de nombre y de apellido, publicada este sábado por el columnista del 'New York Times' Nicholas Kristof. Los abusos sexuales de la niña fueron parte del escandaloso divorcio de sus padres, pero Farrow, que ganó la custodia de sus hijos, nunca presentó cargos siguiendo el consejo de un fiscal que advirtió de la fragilidad de "la niña víctima". Los abogados de Allen dijeron que mentía, manipulada por su madre. La chica, que ahora está casada y vive en Florida, ha decidido salir a contar su historia empujada por los últimos homenajes de Hollywood a su padre adoptivo. Se ha decidido a mandar la carta a Kristof porque el columnista, habitualmente centrado en temas internacionales, es amigo de su madre y de su hermano, Ronan Farrow. En un artículo de 'Vanity Fair' de 1992, dos docenas de personas entrevistadas describieron a Allen como "completamente obsesionado" con la pequeña y contaron parte de los abusos. "Parecía no poder quitarle las manos de encima", contaban. En su misiva ahora, Dylan recuerda que los abusos en el ático que la hicieron denunciar a su padre. "Me hablaba mientras lo hacía, susurrando que era una buena niña, que éste era nuestro secreto, prometiendo que iría a París y sería la estrella de sus películas. Recuerdo mirar fijamente ese tren de juguete, concentrándome en él mientras daba toda la vuelta en el ático. Incluso hoy no aguanto los trenes de juguete". Dylan decidió contarle ese día a su madre el asalto, pero asegura que Allen siempre había abusado de ella. "Desde que tengo memoria, mi padre me había estado haciendo cosas que no me gustaban. No me gustaba la frecuencia con la que me alejaba de mi madre, hermanos y amigos para estar a solas con él. No me gustaba como me metía el pulgar en la boca. No me gustaba que me hiciera meterme con él en la cama bajo las sábanas cuando estaba en calzoncillos. No me gustaba cuando ponía su cabeza en mi regazo desnudo e inspiraba y espiraba", cuenta Dylan. 'No podía aguantar el silencio' Cuando era niña, se escondía debajo de la cama o se encerraba en el baño para evitarle, pero siempre la encontraba. "Estas cosas pasaban de manera tan frecuente, tan rutinaria, tan hábilmente escondidas de una madre que me habría protegido si lo hubiera sabido que pensaba que era normal... Pero lo que me hizo en el ático parecía diferente. Ya no podría guardar el secreto". Dylan cuenta que su madre siempre la apoyó, pero en algún momento también le dijo que si se lo había inventado todo no pasaba nada por decir la verdad y que nadie la castigaría. Pero la niña, ahora mujer, nunca se ha retractado de su historia. Farrow decidió no presentar cargos para evitar un infierno para su hija. En 1993, un médico sugirió, por ejemplo, que la niña mentía porque había dicho en una ocasión que su padre le había tocado la vagina y en otra no. Durante años, Dylan vivió atormentada porque Allen no había sido condenado por ningún crimen y podría abusar de otras niñas. Traumatizada, no aguantaba que ningún hombre se acercara a ella, sufrió bulimia y se autolesionó. Sus ataques de pánico solían coincidir con algún premio o nueva película de su padre adoptivo. De hecho, reprocha a Hollywood que actores, directores y productores "miraran para otro lado". Pregunta a las estrellas Se dirige directamente a las estrellas de sus películas: "¿Qué pasaría si hubiera sido tu hija, Cate Blanchett?... ¿O tú, Scarlett Johansson? Tú me conocías cuando era pequeña, Diane Keaton. ¿Me has olvidado?" Ahora que está casada y dice tener una vida tranquila y feliz se ha decidido a hablar. Dylan relató por primera vez como adulta y en público los abusos dentro de un reportaje publicado por 'Vanity Fair' en noviembre sobre Mia Farrow y sus hijos. Ronan, el único hijo biológico de Allen y Farrow, también ha apoyado a su hermana. En enero, durante la ceremonia de los Globos de Oro escribió en Twitter: "Me he perdido el homenaje a Woody Allen. ¿Han puesto la parte donde una mujer confirma públicamente que abusó de ella a los siete años antes o después de 'Annie Hall'?"