viernes, 4 de septiembre de 2015

Pobre gente!!!.




Duele, duele mucho ver esta imagen, pero es real,  pasa, y por desgracia no hay un solo, AYLAN. En total cinco niños murieron en el naufragio en que viajaba este pequeño.
Se me heló la sangre, se me erizo la piel, me sentí impotente, supe lo que es maldecir con ganas.
No puedo sacar de mi mente la imagen de ese niño inocente encontrado ahogado
en esa playa en Turquía.
Aborrezco de corazón y hasta con la fibra mas íntima de mi ser a los hombres que tienen el dinero y poder pero no hacen nada para proteger a los niños desvalidos, indefensos, no solo Sirios, sino a todo los pequeños del mundo.
 Aborrezco de corazón y hasta con la fibra mas íntima de mi ser a todos los dioses, a todos, a allah del islamismo, a jehova de los cristianos, a yahveh del judaísmo, a brahmah del hinduismo, y a todos los otros que la gente venera pero no sirven
absolutamente para nada y los escribo con minúscula porque para mi son solo palabras inventadas.
Donde están esos seres "superiores" en el momento que mas se necesitan, donde están mientras los
niños lloran de hambre, donde están cuando esas barcazas zozobran en el mar y mueren todos sus
pasajeros, gente desesperada por salvarse de una guerra injusta como lo son todas.
Me pregunto de que manera podría ayudar, yo tengo 65 y mi esposo 74, amor para dar nos sobra,
pero la realidad me dice que quizás no nos queden muchos años por delante para hacernos cargo de un niño desamparado o huérfano, no me gustaría dejarlo a la deriva si muriéramos y que tuviera que pasar dos veces por la misma tragedia.
Mi gobierno ya trajo un contingente de familias Sirias el pasado año y por estos días llegaran otros tantos, me queda la satisfacción de saber que algo del dinero que pagamos en impuestos van a parar para esa clase de proyectos, es algo que otros países tendrían que emular para poder minimizar un poco el terrible sufrimiento de esa pobre gente.

Virginia Pollero.