martes, 19 de mayo de 2015

Déjame....



Déjame creer que aun me amas,
déjame pensar que tu alma brama
llamando mi nombre a todas horas.
Quiero darme cuenta lentamente
que es un juego sucio de mi mente,
Que esto a sido todo una mentira,
solo así, solo entonces,
en la inmensidad de ese momento
cuando me despierte de ese sueño,
me iré a navegar en la mañana
en un mar de desolación y desventura.
Andaré a la deriva por un tiempo
hasta que asimile mi destino.

Virginia Pollero