lunes, 10 de noviembre de 2014

Las larvas de libélula...





“En el fondo de un viejo estanque, vivía un grupo de larvas que no comprendían por qué cuando alguna de ellas ascendía por los largos tallos de lirios, hasta la superficie del agua, nunca más volvían a descender donde ellas estaban. Se prometieron una a otra que la próxima de ellas que subiera hasta la superficie, volvería para decirle a las demás lo que le había ocurrido. Poco después, una de dichas larvas, sintió un deseo irresistible de ascender hasta la superficie. Comenzó a caminar hacia arriba por uno de los finos tallos verticales y cuando finalmente estuvo fuera se puso a descansar sobre una hoja de lirio. Entonces experimentó una transformación magnífica que la convirtió en una hermosa libélula con unas alas bellísimas. Trató de cumplir su promesa, pero fue en vano. Volando de un extremo al otro de la charca podía ver a sus amigas sobre el fondo. Entonces comprendió que incluso si ellas a su vez hubieran podido verla, nunca habrían reconocido en esta criatura radiante a una de sus compañeras. El hecho de que después de esa transformación que llamamos muerte no podamos ver a nuestros seres queridos ni comunicarnos con ellos no significa que hayan dejado de existir,
nadie volvió para decirnos que pasa después.”.