miércoles, 8 de enero de 2014

Llueve

Llueve, llueve muchísimo,se siente el zumbido del viento, desde la ventana veo los árboles meciendose incontrolablemente, el día se ha vuelto oscuro. Se sienten los truenos, los relámpagos iluminan todo. Mi nieta se ríe de mi porque le digo que los días de tormenta y fríos son los que mas me gustan y es que viendo acontecer todos esos efectos de la naturaleza juntos me doy cuenta que la tierra está viva. Y vienen a mi mente recuerdos de mi niñez, que aunque sabía que después iba a tener que aguantar los rezongos de mis padre, igual me descalzaba y salia a chapotear en los charcos y correr bajo la lluvia, esos momentos eran todo un deleite para mi. Ahora, ese olor a tierra mojada, ese verdor del pasto, esas gotitas atrapadas en las telas de araña, el croar de las ranas fundidos con toda las turbulencias de la tormenta hacen que yo misma me sienta más viva que nunca.

Virginia Pollero.