domingo, 5 de enero de 2014

EL SAPITO. de Hector Gagliardi

-"El segundo Adelantado fue... Don Pedro de Mendoza" Lo dijo con voz gangosa el "Sapito". abatatado... Yo. que me había agachado para poderle "soplar"... La maestra entro a gritar: -¡Ese niño bien sentado...! Ya estaba arañando el cero por no saber la lección... Su tabla de salvación fue la entrada del portero. Con la maestra, primero, no se qué hablo despacito, y se fue con el "Sapito", que salió más que ligero.. Yo no sé lo que pasaba... la maestra nos miró... después. .. al rato, tosió con un algo que la ahogaba... En silencio se sacaba "las mentiras" de los dedos... ¡Y para colmo el recreo, como nunca demoraba! Después... hablo suavecito, -ella que siempre gritaba-: nos dijo. "que lamentaba" "que a nuestro compañerito".. "de que el Destino maldito lo castigó con crueldad..." ¡Había muerto la mamá de Luis Otero. "el Sapito"! Como luz pensé en la mía que siempre me reprochaba, que a disgustos la mataba... de que en la calle vivía... Yo en mi casa me aburría.. no había con quien jugar... pero... ¿podía preguntar hasta dónde la quería?... Al salir. con el "Pelado", nos fuimos de una escapada. Contra la puerta entornada, uno de negro. parado... ¡me quedé más amargado! Yo al Sapito. lo quería... ¡Siempre juntos desde el día que fuimos a primer grado! Aprendimos a escribir y a copiarnos en pareja... Y ahora quedaba sin "vieja"... ¡Cómo había de sufrir!... Le iba a dar para elegir la bolita que quisiera... aunque fuese "la lechera" que era todo para mi!.... Para casa dispare sin pasar por "la cortada"... Cuando mi vieja atareada me iba a servir el café, del batón me la agarré... Y aunque la hice llorar, con furia la entré a besar como nunca la besé...!