jueves, 12 de noviembre de 2015

Un niño....






Hoy se me amaneció en la puerta misma de la casa, un niño dormido, con su rostro de mil años, sus pequeñas manos casi de barro por andar hurgando la noche en tachos insolentes y siempre vacíos, sus patitas descalzas con las suelas del frío clavadas en las plantas y una marca Nike hecha con saliva, su cuerpo de retazo enseñando alguna herida, quien sabe de cuantas batallas abusivas, rodillas raspadas que se curan con las lágrimas de la soledad y del hambre, no quise despertarlo, solo me senté junto a el con una manzana en una mano y en la otra una juguete barato, se que no hice nada, solo le di una migaja de ternura, es la única caricia que me quedaba....perdón, si alguna vez me ven con miles de niños trepándome, hasta alcanzar su tranquilidad con las alas del hambre....
Douglas Alanis Alvarez.