sábado, 29 de agosto de 2015

Solo momentos...




Quisiera salir a caminar sin rumbo,
o tomarme un ómnibus sin saber el destino.
purgar mi mente de penas y problemas
y recargarla de emociones y alegrías.

Pero sabido es que que la vida es algo así como
una noria, algunas veces estas en la cima
y otras rozando el suelo, pero nunca
se queda en un sitio para siempre, ¡por suerte!.

Es muy bueno que así sea, porque esa rotación
y las distintas etapas en que nos encontremos
es lo que nos dará la sapiencia de encarar
la existencia con confianza y paciencia.

Aunque haya días en que nos encuentre
abrumados sin saber que rumbo tomar o
a que destino dirigirnos debemos tener el temple
de esperar a que la noria gire un poquito.

Virginia Pollero.


.