lunes, 15 de junio de 2015

Crecer con los abuelos cerca.




Claramente los primeros años de nuestra vida son los más importantes de todos y si tienes la suerte de vivirlos al lado de tus abuelos, o al menos de alguno de tus abuelos, puedo asegurarte que será una niñez como ninguna otra. Aquellos que han tenido la suerte de vivirlo así lo saben, y si hay algo que te ha hecho ser la persona que eres hoy en día es la hermosa huella que dejaron en esos años en los que recién comenzabas a caminar o a hablar.
1. Creces conociendo cosas de otras épocas 
2. Y amando todas las historias que tienen para contarte
3. Sus abrazos y sus besos eran una de las demostraciones de afecto que mas amabas (y lo siguen siendo)
4. Aprendes que crecer es genial
5. Y que cuando grande quieres ser igual que ellos
6. También comprendes que su comida es la más deliciosa del mundo
7. Especialmente tus platos favoritos, que harán siempre que puedan
8. Cuando estés un poco más grande sabrán perfectamente cómo subirte el ánimo
9. Siempre tendrán las palabras exactas para ti
10. Y a pesar de que pasen los años, ante ellos te seguirás sintiendo como esa niña o niño curioso que descubrió el mundo de su mano
No importa si tus abuelos ya no están contigo físicamente, porque seguirán acompañándote con su recuerdo y el amor que aún tienes dentro de ti. Hay cientos de lecciones que te enseñaron y muchas cosas que te contaron que nunca olvidarás y esperas algún día lograr ser tan increíble como ellos y poder cumplir su rol a cabalidad cuando tú también llegues a ser la abuela de alguien más.