sábado, 28 de marzo de 2015

Para mi nieta en su vigésimo cumpleaños.





Sí, hoy cumplís veinte años, mi niña ya es una mujercita,
una mujercita de la que estoy orgullosa,
una mujercita por la cual doy mi vida.
Una mujercita inteligente, sensible, humilde,
excelente persona, buena hija y mejor nieta.
Le agradezco a la vida el dejarme recorrer
todo este tiempo a tu lado, viéndote crecer,
viendo como saliste del capullo y te convertiste,
desde un gusanito indefenso,
en una hermosa mariposa que hoy vuela sola,
 muy segura de si misma, que sabe lo que esta bien
y lo que esta mal y siempre toma el camino correcto.
Seguí así, no cambies nunca, no se cuanto tiempo mas 
seguiré estando a tu lado, solo el destino lo sabe,
pero sea el tiempo que sea quiero que sepas
que tu abuela te ama con toda el alma y que podes 
contar conmigo hasta que de mi ultimo suspiro.
Como te digo siempre, " sos el aire que respiro",
 TE AMO.

Tu Abu.