miércoles, 18 de febrero de 2015

Mi lugarcito en el mundo...





Nunca pensé que la vida seria tan bondadosa conmigo, me ha dado una familia ejemplar y una sabiduría que me hace valorar solo lo que realmente vale la pena apreciar.
Valoro mas que nada que todos tengamos salud, tanto nosotros como mis mascotas, que tengamos un techo para guarecernos del calor y el frió. un lugarcito chico y acogedor en el cual soy la persona mas feliz del mundo, que no nos falte el sustento diario, agua en abundancia, un pedacito de tierra  para plantar alguna flores y regocijarme cuando empiezan a florecer, tengo un árbol de palta (aguacate para otros), que dos veces por año se llena de frutos y uno de nísperos.
En el mismo terreno tienen su casita mi hija y nieta, osea que las tengo bien cerquita, siempre están pendientes de como andan sus viejitos, las dos trabajan, pero llamas por teléfono dos o tres veces para saber si en casa esta todo en orden, si estamos bien.
Cuando eran mas jóvenes eramos nosotros los que siempre estábamos al tanto de como y donde estaban y si todo estaba bien, hoy los roles cambiaron, son ellas las que nos miman y cuidan.
Esto no quiere decir que nosotros no no preocupemos por ellas, como padres y abuelos siempre nos preocupamos por su bienestar y los consejos no cesan, siempre advirtiéndoles como caminar cuando la vida les pone obstáculos que parecen infranqueables.
Mi hija tiene 42 años, hace 18 que esta divorciada , mi nieta cumple 20 el próximo mes, son dos excelentes mujeres, ya saben muy bien como obrar en la vida.
Todo lo que tenemos hoy, que no es mucho, nos costo mucho sacrificio, creo que  por eso  lo valoramos tanto y aunque para otros quizás sean solo unas pocas monedas para nosotros es un tesoro.
No lo cambiaría ni por la mas ostentosa mansión en el mejor o mas lindo lugar del mundo, porque para mi este trocito de tierra es mi paraíso.