sábado, 24 de enero de 2015

La Fábula del Viejo y la Muerte con moraleja, de Samaniego

  El Viejo y la Muerte con moraleja de Samaniego


Un día entre montes, por áspero camino, tropezando con una y otra peña, iba un viejo cargando con su leña, maldiciendo su mísero destino. 

Al fin cayó y viéndose de suerte que apenas levantarse ya podía, llamaba con colérica porfía una, dos y tres veces a la Muerte. 

Armada de guadaña, en esqueleto, La Muerte se le ofrece en aquel punto, pero el Viejo, temiendo ser difunto, lleno más de terror que de respeto, trémulo la decía y balbuciente: 

- Yo ... señora... os llamé desesperado; Pero... -

-Acaba; ¿Qué quieres, desdichado? - Le dijo la muerte al viejo

A lo que el viejo respondió:

-Que me cargues la leña solamente.

Esta fábula nos enseña que si pasamos por una situación difícil debemos tener paciencia en que las cosas se van a solucionar.  Disfruta cada día, los dolores pasan pero nuestra vida es única y muy preciada!,