lunes, 11 de agosto de 2014

Orgullosa de ser como soy.







No necesito que nadie me ilumine, tengo mi propia luz, mi propia autoestima que me da toda la fuerza y me hace perseverar para lograr mis metas, tampoco necesito la bendición de nadie. yo tengo fe solo en mi misma. Siempre he sido una mujer fuerte y soy lo suficientemente inteligente para saber que nada cae del cielo mas que la lluvia, el granizo,  la nieve.
No creo en milagros, quizás si le pidiera a dios el omnipotente, que parara la guerra en medio oriente en este mismo momento y  parara, o si le pidiera que haga aparecer comida para todos los niños inocentes con hambre en el mundo y aparecieran eso suministros, como se supone pudo convertir el agua en vino o abrir las aguas del Mar Rojo por pedido de Moisés según la biblia para que los judíos escaparan de Egipto , o que ayudara de una manera u otra a la gente que esta pasando mal, empezaría a creer , pero eso es imposible que pase, porque para mi dios no existe y si existiese, porque yo puedo estar equivocada, (como humana que soy), no es omnipotente, no puede hacer nada por nadie. Y si  puede y no lo hace es tremendamente egoísta y maligno, le gusta ver sufrir a la humanidad..
Como siempre digo, respeto a las personas que necesitan creer que hay un ser superior para hacer su vida mas llevadera.
Por suerte, yo soy libre de todo dogma, soy la excepción a la regla, soy una loca, una soñadora, No acepto que nadie me diga que debo hacer, siempre hago lo que quiero y pienso que es correcto. Si me equivoco no tengo que reprochárselo a nadie mas que a mi misma.
Soy como un camaleón, me adapto a las circunstancias, soy muy feliz siendo como soy,  una vieja con la suficiente sabiduría para darme cuenta que en esta vida, no te tiene que importar si a alguien  le gusta o no lo decís o que pensás, si se ofenden porque piensan diferente , es problema de ellos , no mio.  Tenés que tener carácter y ser un poco loca para ser lo que quieras ser y no permitirle a nadie que te pase por arriba.
Así soy, así pienso, y muchas veces me juega en contra, pero no hay nada ni nadie que pueda hacer que deje de ser Yo.

Virginia Pollero.