domingo, 6 de julio de 2014

El regalo de Yamandú



Se acuerdan de mi amigo Yamandú?, si no lo recuerdan busquen en mi blog un texto que se titula "Yamandú" y se enterarán de la historia de este muchacho.
Hoy vino, se ve que otra vecina le dio un reloj viejo para tirar y me lo trajo de regalo, le di las gracias y le dije que era precioso, se quedó feliz de sabér que me había gustado. Como siempre vino para ver si quería que lleve la basura al contenedor y como siempre, yo  le había guardado un sandwich. Le di la basura para que la fuera a tirar y cuando regresó le di el sandwich y unos pesitos para que se compre algún cigarro suelto que es el vicio que tiene ahora.
Cuando entre a casa  miré bien el reloj, me di cuenta que no funcionaba, el vidrio estaba roto y le faltaba la ruedita de cambiar la hora, se lo mostre a mi esposo y se rió del presente que habia recibido, me dijo "no sirve para nada tiralo", era verdad no servia, pero no lo tiré lo guarde en un cajon, no podía tirar un regalo que me hicieron con cariño aunque fuera basura.
Hoy después de unas cuantas semanas estaba buscando una tijera y volvi a encontrar el reloj, una sonrisa invadio mi rostro, me acorde de la alegría de Yamandú cuando le di las gracias y le dije que era precioso.
Con que poco se puede hacer feliz a una persona, yo me sentí feliz del gesto de este muchacho que aprecia lo que hago por El, a su vez, con mi halago a su regalo lo hice feliz a El, así gira la rueda de la vida,
con pequeños gestos, les podemos alegrar el día a las personas que tenemos alrededor.