viernes, 9 de mayo de 2014

UNA HISTORIA PARA IMITAR.

Foto: LA HISTORIA DEL DÍA

Antonio La Cava es un maestro jubilado protagonista de una preciosa historia. Después de 42 años de enseñanza decidió que  podría hacer aún más para difundir el amor por la lectura a los niños. Así, en 2003, compró una moto de segunda mano Ape y la modificó para crear una biblioteca portátil que contiene 700 libros y que "bautizó" como "Bibliomotocarro" y en la que ha estado viajando desde entonces. 

Cada semana conduce hasta las aldeas de la región de Basilicata en el sur de Italia. El sonido de un órgano anuncia su llegada. Cuando oyen la canción, los niños acuden a la biblioteca móvil con un entusiasmo por lo general reservado para la aparición de un camión de helados. Antonio recorre cada mes 500 kilómetros llevando a los más pequeños su pasión por la lectura de una forma totalmente altruista. Sin duda, una labor de un valor incalculable en estos tiempos que corren.


Antonio La Cava es un maestro jubilado protagonista de una preciosa historia. Después de 42 años de enseñanza decidió que podría hacer aún más para difundir el amor por la lectura a los niños. Así, en 2003, compró una moto de segunda mano Ape y la modificó para crear una biblioteca portátil que contiene 700 libros y que "bautizó" como "Bibliomotocarro" y en la que ha estado viajando desde entonces.

Cada semana conduce hasta las aldeas de la región de Basilicata en el sur de Italia. El sonido de un órgano anuncia su llegada. Cuando oyen la canción, los niños acuden a la biblioteca móvil con un entusiasmo por lo general reservado para la aparición de un camión de helados. Antonio recorre cada mes 500 kilómetros llevando a los más pequeños su pasión por la lectura de una forma totalmente altruista. Sin duda, una labor de un valor incalculable en estos tiempos que corren.