lunes, 24 de febrero de 2014

De un tiempo a esta parte....

De un tiempo a esta parte decidí hacer solo lo que me gusta, no quiero desperdiciar los últimos años de mi vida haciendo cosas que no me hagan feliz. Esas cosas aparecen solas, como una enfermedad, el ver tristes a mi hija o nieta, que  mi esposo no se sienta bien o las injusticias de la vida en general.
Nunca me gustaron las tareas de la casa, por eso ahora  no me importa que se acumule el polvo en los muebles, que se note que no aspiré la alfombra del dormitorio, que se vean algunas manchas en el piso de la cocina, etc.
Por muchos años desperdicie los sábados haciendo una limpieza general en la casa, por las dudas de que apareciera algún amigo o alguien de visita y vieran todo impecable y la mayoría de las veces no venía nadie.
Hoy ya no me importa nada de esa banalidades, mi humilde casa siempre tiene las puertas abiertas a todos mis amigos y conocidos, me he dado cuenta, que las personas a las cuales realmente les importo, no se fijan en como esta todo, mas bien quieren saber como estoy yo,  mi familia o saber si necesito algo.
Y cuando tengo ganas, solo cuando tengo ganas, hago alguna de esas tareas que no me gustan pero que necesariamente hay que hacerlas de vez en cuando.
En este momento, lo que mas hago porque me hace feliz es:  leer, escribir, cuidar mi jardín, jugar con los perros, mimar a mi hija y nieta haciendoles alguna comida o postre que les guste y compartir los días con mi esposo, disfruto hasta las peleitas de todos los días con él, las discusiones por cualquier estupidez como de si ponemos el aire acondicionado a 20 grados o 23, si él quiere mirar futbol y yo el canal  "investigation discovery", sin esos desencuentros diarios la vida no sería lo mismo.
Cuando llega la noche y nos vamos a descanzar siempre me pregunta," te dije que te amo", y yo le digo "seguro , no te acordás que peleamos por el aire acondicionado y la tele", entonces nos reímos, nos deseamos buenas noches y nos dormimos tranquilos.